Antonio De Felipe

(Del 7 de Julio al 15 de Agosto, 2011)

JPEG - 297 KB
WARHOL TENÍA A MARILYN NOSOTROS TENEMOS A SARA
Acrílico sobre tela, 200 x 200 cm.
CARRERA MULTICOLOR MARGARITA COCA COLA. LAS DIBUS DE AVIGNO BLACK AUDREY EN FONDO NEGRO AUDREY CON PIPA EN FONDO AZUL MARILYN MONDRIAN WARHOL TENÍA A MARILYN NOSOTROS TENEMOS A SARA

ANTONIO DE FELIPE nació en Valencia, España (1965). Egresó de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de San Carlos (Valencia, España), en la cual realizó estudios entre 1985 y 1990. Su obra se encuentra en importantes colecciones como la del Museo Nacional Reina Sofía (Madrid, España), el Instituto Valenciano de Arte Moderno (Valencia, España), La Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, la Fundación Sydney Besthoff De Nueva Orleans (Louisiana, EEUU), entre otras. Ha presentado su obra en muestra individuales y colectivas realizadas en galerías y centros de arte de España, Italia, Alemania, Inglaterra, Noruega, Francia, Dinamarca, Bélgica, Suecia, Canadá y Estados Unidos. Ademáas ha participado en importantes Ferias de arte como Arco, Art Cologne, Art Paris, Art Brussels , St-Art Strasbourg, O Kiaf (Korea International Art Fair), importantes espacios de referencia para conocer las últimas tendencias artísticas.

En la selección de obras enviadas De Felipe presenta un conjunto de obras desarrolladas en la técnica de acrílico sobre lienzo. En ellas el artista se dedica a repasar, entro otros temas, más de medio siglo del movimiento pop con la habitual ironía artística que caracteriza el trabajo de esta pintor español. En medio del imaginario publicitario que el artista propone, surge una suerte de cuestionamiento -¿arte y publicidad?- los íconos sacros de la historia del arte se involucran en el no tan inocente mundo de la publicidad, adquiriendo un matiz que los hace a la vez subliminales y exquisitamente perversos. Un viaje o recorrido a través de 20 años de carrera donde están algunos de los cuadros más importantes y representativos de la prolífica trayectoria del artista

Javier Rubio Nomblot comenta sobre su obra: “En las primeras obras de Antonio de Felipe – La serie Logotipos, iniciada en 1992 – el ícono publicitario aparecía transcrito literal y pulcramente, sin que del cuadro pareciera desprenderse mensaje alguno. El ‘anuncio’ y la ‘marca’, transmutados en pintura y reimplantados en el circuito artístico, perdían por completo su sentido, se limpiaban de ‘impurezas’, quedando la imagen desnuda y vacía de cualquier significado extrapictórico, como sucede también en las creaciones de Rotella: ‘Precisamente porque la imagen no sirve ya para su función publicitaria, ya no comunica, puede ser vista como imagen y valorada como un hecho estético’. Pero como en todo implante, se producía cierta reacción de rechazo: una vez ubicados en el museo o la galería, aquellos motivos familiares parecían tratar de volver a su lugar de origen, como si buscaran esa perdida ‘función publicitaria’, su función original. (…) Sin duda el elemento que más contribuye a atemperar la radicalidad de su obra es la constante referencia a las historia del arte (una historia revisada, también, desde el candor y el optimismo, en la que nada parece molestar al artista, cosa infrecuente). Pero advirtamos que se trata de una dulcificación más aparente que real porque, bien mirado ¿cómo hemos de tomarnos el hecho de que en los cuadros de Velázquez, Van Gogh, Ingres, Picasso y Gaugin se deslicen Coca-Colas, Kleenex, botellas Koipesol, petit suisses y demás subproductos industriales?”. (2003)